Relación occidental y asiática

La creciente influencia japonesa en Asia

2019.06.11 03:34 nikhoxz La creciente influencia japonesa en Asia

La creciente influencia japonesa en Asia

Destructor clase Akizuki bajo la bandera del Sol Naciente de la JMSDF

Con una China incursiva, una participación estadounidense relajada y una relación ambigua entre Trump y Kim, Japón refuerza sus capacidades militares para enfrentar tiempos inciertos. Esta acción está afectando a la política del este asiático en formas no sentidas desde la Segunda Guerra Mundial.
Japón continúa mejorando su presencia de seguridad en Asia y el Pacífico occidental, mientras el gobierno del Primer Ministro Shinzo Abe busca continuar las reformas de postura de defensa y contrarrestar las actividades militares de China en la región.
Desde 2012, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha estado trabajando para reformar las capacidades militares de Japón. El primer ministro también ha insinuado los planes para revisar el Artículo 9 de la Constitución de Japón, que renunció a la capacidad del país para declarar la guerra. El Partido Liberal Democrático (LDP) de Abe controla ambas cámaras de gobierno, pero no ha reunido suficiente apoyo para asegurar la mayoría de dos tercios que permitiría una enmienda constitucional. El público japonés sigue sin estar convencido de que un ejército más fuerte es lo que necesita el país, teniendo en cuenta las décadas de pacifismo de Japón. Además, el partido pacifista Komeito, los socios de la coalición del PLD, puede presentar un firme obstáculo a las propuestas de Abe.

Sistema Aegis Ashore estadounidense adquirido por Japón
En enero, el Departamento de Estado de los EE. UU. aprobó la venta de dos Aegis Weapons Systems a Japón por un valor de $ 2.1 mil millones usd. Japón también se comprometió a comprar 147 aviones de combate F-35 y aprobó su primer portaaviones desde la Segunda Guerra Mundial. Además, la nación ha aumentado los esfuerzos para interceptar las incursiones chinas en el espacio aéreo japonés en los mares del sur de China y el este de China. La Ministra de Defensa de Australia, Marise Payne, aplaudió a Japón por tomar medidas para reforzar su fuerza de defensa, en particular con respecto a los planes para un aumento de $ 340 mil millones en productos militares en los próximos años.
Los esfuerzos de Japón por mantener el ritmo de los principales jugadores militares de Asia oriental resaltan una ruptura con su tendencia de perseguir activamente tácticas de seguridad no agresivas. Estos desarrollos indican que Japón está dispuesto a reformar sus capacidades militares independientemente del resultado del debate del Artículo 9.


Soldados del Ejército Popular de Liberación (China)

Los intentos de China de expandir su esfera de influencia en el este de Asia han continuado, ya que el país se niega a retroceder en cualquiera de sus reclamos territoriales, incluidas las islas Spratly y Senkaku en los mares del sur y el este de China. La retórica ardiente de Corea del Norte y los preocupantes lanzamientos de misiles aumentan aún más la inestabilidad de la región. Una de las exhibiciones más alarmantes tuvo lugar en agosto de 2017, cuando Corea del Norte lanzó un misil sobre la isla principal japonesa de Hokkaido. El compromiso del presidente Trump de "eliminar totalmente" a Corea del Norte en caso de que amenacen a los Estados Unidos o sus aliados hicieron poco para aliviar las tensiones regionales. De hecho, Trump ha seguido una política inconsistente en el este de Asia, caracterizada por una mezcla frívola de conversaciones duras y relaciones amistosas con China y Corea del Norte, que son perjudiciales para los pronósticos políticos.
Uno de los principales riesgos que enfrenta Japón es la posibilidad de que la reducción estadounidense en la región sea sustituida por una mayor presencia china. La perspectiva de que Corea del Norte legitime su régimen a través del apoyo chino y ruso y las negociaciones con Corea del Sur también es una amenaza distinta. Esto se debe a que las atrocidades cometidas por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial siguen integradas en el tejido político-cultural de estos países. Se oponen a la posibilidad de que Japón vuelva a emerger como un fuerte poder militar en la región.

Destructores japoneses clase Kongo, Atago y Akizuki

Pocos líderes han mostrado relaciones tan amables con el presidente Trump como Shinzo Abe. Sin embargo, hasta ahora los esfuerzos del Primer Ministro han dado pocos resultados. Estados Unidos se ha retirado del acuerdo Transpacífico y las conversaciones comerciales entre las dos naciones se han estancado. El aumento de la cooperación militar entre los dos países ha sido uno de los pocos progresos recientes en la relación Japón-Estados Unidos. En cuanto a China, a pesar de los signos de cordialidad entre Trump y el presidente Xi Jinping, la guerra comercial entre los dos países ha obligado a la nación asiática a un área de incertidumbre económica. Esto ha llevado a Abe y Xi a considerar la posibilidad de explorar una mayor cooperación económica. Esto se centraría principalmente en proyectos de infraestructura mutuos y en el desarrollo de la Asociación Económica Integral Regional.

Históricamente, la relación entre China y Japón ha sido tempestuosa, sin embargo, una mayor cooperación económica sin duda beneficiará mutuamente a los dos países. Japón debe garantizar la estabilidad de su economía centrada en las exportaciones, mientras que China debe mantener sus tasas actuales de crecimiento para poder enfrentar sus altos niveles de desigualdad y la expansión de la clase media.


Destructor clase Akizuki, portahelicopteros clase Izumo y LST clase Osumi

¿Es Asia oriental más estable con menos influencia estadounidense?
Las condiciones económicas adversas pueden obligar a Japón y China a cooperar, pero el vacío creado por una disminución del interés militar y económico de los Estados Unidos probablemente alimentará una mayor inestabilidad en el este de Asia. Las conversaciones en la cumbre de Trump con Kim Jong-un solo han ofrecido un progreso simbólico, con pocas señales de que Corea del Norte reduzca realmente su amenaza militar. Una presencia estadounidense disminuida alberga el potencial para estimular una mayor cooperación económica entre las potencias regionales, pero también estará presente la amenaza de desatar la hostilidad armada frenada por la intervención estadounidense. Un ejército japonés reforzado casi seguramente agitará esta tensión.

Si Abe logra cambiar el Artículo 9, el equilibrio de poder en el este de Asia cambiará considerablemente. Un Japón rearmado se convertiría, por primera vez en casi 75 años, en un jugador regional capaz de proyectar el poder militar para hacer valer sus objetivos en el extranjero. Teniendo en cuenta el apoyo parlamentario detrás del Primer Ministro, es muy probable que se realicen las enmiendas de Abe, sin embargo, sus socios de Komeito lucharán para garantizar que los cambios constitucionales sean ligeros.
Hasta el momento los principales enfoques de Japón habían sido la ayuda humanitaria en países que han sufrido catástrofes, como también a través de misiones de paz de la ONU, de igual manera Japón ha apoyado activamente en el combate contra la piratería en Somalia y el Golfo de Adén.
Sin embargo, actualmente Japón ha buscado aumentar la cooperación militar con países asiáticos realizando ejercicios militares, visitas a altos mandos y uno de los factores mas importantes: traspaso de repuestos y material militar.

Lancha de desembarco aerodeslizante japonesa en costas de Filipinas durante catástrofe
Con el fin de salvaguardar sus respectivos intereses marítimos, Japón ha buscado reforzar las capacidades de las fuerzas más débiles de Asia para salvaguardar sus respectivos intereses marítimos.
Este último incluye la donación de equipo excedente, como botes de patrulla, aeronaves de vigilancia marítima y repuestos de helicópteros de repuesto a Filipinas, así como donaciones similares de botes de patrulla a Vietnam. También lleva a cabo entrenamiento para tripulaciones de países receptores.

Collin Koh, investigador de seguridad marítima en la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam en la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur, dijo a Defensa News que estos movimientos son parte de la "Estrategia Indo-Pacífico Libre y Abierta de Japón". Señaló que el programa de asistencia en desarrollo de capacidades se centra en los socios del sudeste y el sur de Asia con la premisa de que cuando estas naciones mejoren sus capacidades de seguridad marítima, Japón puede salvaguardar mejor sus propios intereses regionales, incluidas las inversiones, la seguridad de las rutas marítimas que son vitales para la seguridad energética de Japón y un contrapeso estratégico. a una China emergente.

Koh se apresuró a agregar que el último punto no se ha declarado explícitamente en el discurso oficial japonés, aunque en base a las observaciones existentes hasta ahora, esta sería una de las razones detrás de la mirada y el alcance de Japón hacia el oeste.


Destructor Clase Akizuki japonés junto a buque de asalto anfibio clase Endurance singapurense


También dio más detalles sobre las donaciones de equipos, y explicó que se llevaron a cabo en forma paralela en los esfuerzos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón, principalmente a través de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón y la Guardia Costera de Japón en el marco de sus políticas de Asistencia para el Desarrollo en el Exterior. El Ministerio de Defensa adoptó nuevas medidas a través de su Visión Vientiane, un principio rector de la cooperación de defensa de Japón con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático anunciada en noviembre de 2016.

El primero cubre una gama mucho más amplia de creación de capacidad, ampliamente definida, para incluir no solo la provisión de sensores de vigilancia de dominio marítimo y patrullas para agencias civiles marítimas, sino también otras formas de capacitación civil, asesorías de políticas y servicios de consultoría, mientras que la segunda cubre otras áreas de nicho como la promoción de entrenamiento y ejercicios conjuntos, la observación y los programas de pasajeros que normalmente se adaptan no solo a la seguridad marítima sino también a la asistencia humanitaria y los esfuerzos de socorro en casos de desastre.
Debido a las restricciones constitucionales de Japón, que restringen el tipo de equipo que puede ser donado, las transferencias de equipos nacientes por parte del Ministerio de Defensa de Japón son mucho más limitadas en su naturaleza. Hasta el momento, estos han estado restringidos al avión de vigilancia marítima TC-90 desarmado a Filipinas, mientras que la transferencia propuesta de P-3 a Malasia habría sido eliminada la mayor parte del equipo a bordo, aunque el gobierno de Abe está tratando de relajar a aquellos restricciones como parte de reformas más amplias con respecto al papel de las fuerzas de autodefensa de Japón.
A pesar de estas restricciones, Koh describió el enfoque doble del programa de desarrollo de capacidades de Japón como "holístico e integral".
"Tienen un impacto positivo en la transferencia de conocimientos técnicos y conjuntos de habilidades a los militares del sudeste asiático y las agencias de aplicación de la ley marítima, especialmente en términos de aumentar la capacidad de vigilancia del dominio marítimo", dijo.

Destructores clase Murasame de la Armada de Japón (JMSDF)

La presencia cada vez más visible de los buques de guerra japoneses en la región continuó este año cuando, a principios de mayo, el helicóptero JMSDF, el destructor Izumo y el destructor Murasame comenzaron un crucero de dos meses. Esta es la segunda visita de Izumo a la región después de su primer viaje de este tipo en 2017.

El barco hermano de Izumo, Kaga, realizó una visita similar a la región el año pasado, y en contraste con el primer viaje de Izumo a la región, la respuesta al viaje de este año ha sido relativamente silenciosa, lo que sugiere que esa actividad se está convirtiendo en la nueva norma. Sin embargo, algunas naciones asiáticas, especialmente China y Corea del Sur, continúan viendo la presencia militar de Japón con sospecha, un efecto secundario persistente de la agresión y ocupación de Asia por parte de Japón.

Este último viaje ha llevado a los barcos a puertos como Subic Bay en Filipinas y Cam Ranh Bay en Vietnam, y también al Océano Índico, donde participaron en ejercicios multilaterales con armadas australianas y estadounidenses, así como un portaaviones francés. Grupo en el oeste de la isla indonesia de Sumatra a finales de mayo.


Portaaviones francés CHARLES DE GAULLE R91 y porta helicópteros IZUMO D183, con submarino australiano COLLINS a la cabeza.
Es de esperar que las fuerzas de Japón desempeñen un papel más activo en el extranjero realizando despliegues más activos, quizás incluso viajes más regulares a la región y transferencias de armas más sólidas a los países regionales.
Esto podría hacer que Izumo o Kaga visiten la región en el futuro con aviones de combate a bordo. Aunque el Izumo y su nave hermana Kaga tienen un rol principalmente antisubmarino y solo pueden llevar helicópteros en sus cubiertas de vuelo, en el presupuesto de 2019 se menciona la modificación de ambos portahelicopteros para poder usar los cazas Lockheed Martin F-35B STOVL, de los que Japón busca adquirir 42 unidades, dentro de un pedido que asciende a 105 unidades incluyendo la versión F-35A.

A medida que Japón trabaja junto a otras potencias como India y los Estados Unidos para formar un frente unido contra la influencia china en la región, es probable que Beijing se oponga específicamente a sus buques de guerra desplegados y a los ejercicios navales multilaterales.

De todas maneras, resultará interesante ver como evoluciona esta situación con un Japón que busca aumentar su presencia militar en la región y una China que a la vez, busca aumentar el control marítimo en la zona.
submitted by nikhoxz to MilitaresEnReddit [link] [comments]


2018.01.05 19:11 RaulMarti UN NUEVO ORDEN MUNDIAL ESTA NACIENDO

De "Sputnik"
Un nuevo orden mundial claramente no dominado por Estados Unidos y sus valores se está desarrollando, consideraron los expertos Mike Allen y Jim VandeHei.
Aunque parezca hiperbólico, no lo es, varias corrientes mundiales ponen el orden dominado por Estados Unidos en riesgo y en declive, destacaron los autores del artículo publicado en el portal Axios. En el texto, los expertos nombraron las principales causas para la llamada "recesión geopolítica" de EEUU:
El ascenso de China
China se está imponiendo de manera "vehemente y sistemática" como fuerza global a través de sus acuerdos comerciales, inversiones y posturas globales. Pese a todo, la nación asiática está creciendo, apuntaron Allen y VandeHei.
La salida de EEUU del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) —tratado de libre comercio entre distintos países de la Cuenca del Pacífico— ha dado a China "enormes aperturas políticas y económicas" en su región.
**Las posiciones de Trump** 
Otra causa apuntada en el artículo para el surgimiento de un nuevo orden mundial es la posición del presidente estadounidense, Donald Trump, en relación a los compromisos internacionales de EEUU y los ataques del mandatario a las Naciones Unidas y otras instituciones que ayudaron a mantener unido al mundo tras la Segunda Guerra Mundial.
El populismo creciente que azota Alemania, Francia y el Reino Unido hace que estas naciones "miren cada vez más hacia adentro" y se alejen de una "voz europea unificada".
"La influencia de Europa está en claro declive", subrayaron Allen y VandeHei. La legitimidad de Occidente
Los expertos consideraron que pese a que Trump absorbe mucho de la atención y de la culpa, "mucho de este cambio se puso en marcha antes de que él llegara" a la Presidencia de EEUU.
"La combinación de redes sociales + identidad política + noticias falsas ha resultado en una menor legitimidad para la mayoría, si no para todos, de los Gobiernos occidentales", escribieron.
 **¿Quién "llenará el vacío?** 
En su artículo, Allen y VandeHei nombraron cuáles son las "potencias ansiosas por llenar el vacío a medida que EEUU se retira", de acuerdo con distintos líderes, diplomáticos y académicos mundiales. Los autores del artículo destacaron que en una serie de cuestiones de política, Trump ha tomado posiciones que descalificaron a Estados Unidos del debate o tornaron el país irrelevante.
Por su parte, China ha asumido el control de la lucha contra el cambio climático, una cruzada mundial que Estados Unidos solía encabezar. Rusia se hizo cargo de las conversaciones de paz sirias, región que solía ser del ámbito de la Administración estadounidense. Además, Francia y Alemania son ahora los países a los cuales los miembros de la OTAN a menudo miran, destacaron los autores del texto.
"Estamos enfrentando un período de al menos cinco o diez años durante el cual va a haber una gran ausencia de liderazgo global, y eso va a generar mucho más conflicto", consideró el experto Ian Bremmer, citado en el artículo.
 **Alemania lo reconoce: Rusia lidera nuevo orden mundial** 
Los autores del texto consideraron que pese a la actual recuperación de las economías nacionales y globales, el año que recién empieza podría traer una "crisis trascendente" con "una conflagración en Oriente Medio, un espectáculo terrorista o una confrontación ardiente en la Península de Corea o en el mar de China Meridional".
Allen y VandeHei consideraron que solamente en un momento de emergencia será posible ver el costo de la política "América primero".
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]


2015.06.15 23:06 qryq Soplan nuevos vientos (2)

La no-polaridad supone la "decapitación" de los Estados unidos, pero al mismo tiempo puede ser definida como un intento de la potencia hegemónica por mantener su influencia a través de la auto-dispersión, de la disolución. Bajo estas circunstancias, es estrictamente necesario evitar retrasos, quedarse atrapado en el entorno post-liberal, así como humildad en una "no-polaridad coherente". Los nuevos actores deben desafiar ahora a la posmoderna "no direccionalidad de los cambios" y tomar conscientemente la responsabilidad absoluta de las decisiones y de las acciones estratégicas en el campo de la práctica política. El principal investigador asociado de la Federación New America, Parag Khanna, analizando la situación actual y la precaria situación de los Estados Unidos, aborda la función crítica de la diplomacia, hacia la cual debería ser desplazado el enfoque. Para la mejora de la estructura diplomática mundial se contempla la responsabilidad de la consolidación de la hegemonía estadounidense. Sin embargo, esto no tiene en cuenta el hecho de que el lenguaje diplomático está experimentando un reformateo significativo en el contexto del campo paradigmático al modelo multipolar, y este proceso es irreversible. En la actualidad tenemos que hablar del diálogo de civilizaciones. El diálogo se construye en un nivel completamente diferente, que está más allá de las reglas del diálogo entre los Estados nacionales (es decir, fuera del discurso occidental impuesto), con los Estados Unidos teniendo el poder de la toma de decisión final. A menos que entendamos que la batalla por la dominación del mundo no es entre civilizaciones, sino entre una sola nación (la occidental) contra todos los "otros" -y en la que se ofrecen sólo dos opciones: 1) estar del lado de esa civilización, 2) o estar contra ella defendiendo el derecho a la propia independencia y singularidad- no seremos capaces de formular un nuevo lenguaje diplomático para el diálogo de civilizaciones. Y esto debería ser entendido, sobre todo, por la élite de las civilizaciones responsables, según Alexander Dugin, de conducir el diálogo. Si todos los "otros" están de acuerdo con el proyecto unipolar, nuestra batalla está perdida, pero si escogen una opción radicalmente diferente, estaremos a la espera del "ascenso del resto" (Fareed Zakaria). Deberíamos tener en cuenta que el mundialmente famoso político británico Paul Kennedy, ha expresado su preocupación por la aparición de diferencias ideológicas entre los Estados Unidos y Europa, debido a la oposición de uno de los proyectos del orden mundial -unipolar o multipolar: En el entorno actual deberíamos confiar, no sólo en el aumento de los conflictos entre Europa y América, sino preparar la situación de ruptura y de división de la primera respecto a la influencia hegemónica de la segunda. Aquí Rusia tiene un papel especial.
Sin embargo, debemos admitir que durante las últimas décadas, Rusia se alejó cada vez más de su propósito original de ser un puente entre Oriente y Occidente. El interregno puede ser nuestra oportunidad de recuperarse, una oportunidad para Rusia para convertirse y ser. La teoría de un mundo multipolar puede ser considerada como el punto de partida del fin de la era unipolar y el de entrada en el período "post-norteamericano", una característica del cual será la presencia de varios polos (los sujetos del diálogo inter-civilizacional), y la segura eliminación de la crisis de identidad, porque en un mundo multipolar la identidad adquiere un carácter civilizatorio. Hoy nuestro diálogo con Europa es un diálogo de "grandes espacios"; en el nuevo sistema de relaciones internacionales, el GroBraum [el "Gran espacio" de Carl Schmitt] se convierte en un concepto operativo de la multipolaridad. Alexander Dugin ofrece el modelo "Cuatro polar" o "Cuadri polar" del mundo, que consta de cuatro zonas.
En la primera zona, bajo el control total de los Estados Unidos, hay dos o tres "grandes espacios". Tenemos dos "grandes espacios" mediante la combinación de los Estados Unidos y Canadá por un lado, e Iberoamérica por otro. Según Alexander Dugin, pueden surgir tres "grandes espacios" cuando "dividimos aquellos países de iberoamérica suficientemente bien integrados con los Estados Unidos y que están completamente bajo su control, y aquellos que tienden a crear su propia zona geopolítica, desafiando a los Estados Unidos.
La segunda zona es la Euro-Africana, con la Unión Europea como su polo indudable. Aquí aparecen tres "grandes espacios": la Unión Europea, el África negra y el GroBraum árabe.
La tercera zona es Eurasia, con Rusia (el Heartland) como su polo. El profesor Dugin indica que hay también una serie de centros regionales de poder, como son Turquía (si elige el camino de Eurasia), Irán, Pakistán y la India. Por lo tanto, la zona de Eurasia se compone de varios "grandes espacios", Rusia y los países de la CEI son el GroBraum ruso-euroasiático; tres "grandes espacios" son también Turquía, Irán, e India y Pakistán.
La cuarta zona es la región del Pacífico, su polo puede ser ya sea China (que es un "gran espacio"), o Japón (un potencial GroBraum que tiene todos los factores esenciales -económicos, geopolíticos, tecnológicos, etc.- para su recuperación.
Al justificar las directrices básicas para la acción práctica de construir un modelo multipolar, el profesor Dugin se centra en las direcciones siguientes:
  1. Reorganización Estratégica del Heartland
Esto implica la actividad geopolítica de la "tierra media" y la puesta en práctica de proyectos de integración dirigidos a fortalecer el modelo multipolar.
  1. Cambios en la Mentalidad de la Élite Política de Rusia.
Principalmente se centra en la adquisición de pensamiento geopolítico, así como un alto nivel de competencia en el campo de las ciencias sociales, la sociología y la historia. <>, escribe A. Dugin. No podemos hablar de ningún despertar de la élite hasta que se haga una elección consciente hacia el eurasianismo, rechazando las viejas tentativas de jugar a los escenarios anti-rusos de las estrategias atlantistas.
  1. El Modelo de Construcción de las Relaciones entre Rusia y Estados Unidos.
Comprendiendo las destructivas políticas estadounidenses encaminadas a desmantelar Rusia por el control absoluto de toda Eurasia, dichas relaciones se convierten en irreversiblemente hostiles. Tenemos que emprender acciones drásticas para evitar la presencia de la OTAN en el "gran espacio" de Eurasia y el debilitamiento del Heartland.
  1. El Modelo de Construción con Europa.
Este modelo implica una asociación estratégica con los países adheriéndose a la política de las tradición continental -Francia, Alemania, Italia y España. Aquí es apropiado hablar sobre el proyecto del eje "París-Berlín-Moscú". Otra situación distinta se presenta con los países de la "Nueva Europa", así como Inglaterra, que están orientados contra Rusia y tienen una tendencia a adaptarse a las exigencias de Washington.
  1. El Proyecto "Gran Europa del Este".
Este priyecto incluye a los eslavos (eslovacos, chechos, polacos, búlgaros, griegos y rumanos). El profesor Dugin dique que los húngaros son el único pueblo que no está en la categoría "ortodoxos", y al mismo tiempo no puede llamarse "eslavo". Los húngaros tienen un origen eurasiático-turanio.
  1. Los Países del Heartland y del CEI Occidentales.
Se trata de la integración multipolar de Rusia, Ucrania y Bielorrusia, que pertenecen a la zona del Heartland, en una sola estructura estratégica. Esta acción política evitará el riesgo de entrada de Bielorrusia y Ucrania en la OTAN. Se presta especial atención a Moldavia, cuya intergración con Rumanía, que es una parte de la OTAN, parece imposible hasta la ejecuición de proyecto de la "Gran Europa del Este".
  1. Oriente Medio Euroasiático y el Papel deTurquía.
El profesor Dugin menciona el "Proyecto del Gran Medio Oriente estadounidense en relación con Oriente Medio. El mismo implica la democratización y la modernización de las sociedades de Oriente Medio y el fortalecimiento de la presencia militar de los EEUU y la OTAN. Guiados por intereses antagónicos, la estrategia del Heartland en esta dirección debe incluir acciones políticas dirigidas a la salida de Turquía de la OTAN y la creación del eje "Moscú-Ankara". Por otra parte, el proyecto del eje "Moscú-Teherán" se debe tomar con la máxima atención. Según Alexander Dugin, Irán es un <>. NI Rusia ni Irán deben permitir la ejecución del escenario establecido en el proyecto de la "Gran Asia Central" (Greater Central Asia Partnership). Su puesta en marcha conduciría inevitablemente a la aparición del "cordón sanitario" que separaría Rusia de Irán, por supuesto, resolverá otro problema fundamental, es decir, abrirá el "anillo de la anaconda", privando a los estrategas estadounidenses de cualquier posibilidad de inmpedir las operaciones marítimas de Rusia.
La estrategia del Heartland debe incluir proyectos de integración de Rusia, Kazajstán y Tayikistán en un único espacio económico y aduanero. A su vez, la relación con Pakistán debe ser construida en estricta conformidad con la estrategia del desalojo de as fuerzas estadounidenses de esta zona. Alexander Dugin apunta a la necesidad de un nuevo modelo de relaciones con la mayoría pastún de Afganistán.
  1. El eje "Moscú.Nueva Dehli.
Las relaciones con el "gran espacio" políticamente neutral de la India deberían estar dirigidas a lograr la asociación. El principal objetivo de este eje es impedir los intentos de Washington de desplegar sus dominio en la región del sur de Asia.
  1. Relaciones ruso-chinas.
El profesor Dugin se centra en dos cuestiones difíciles, como son:
-La prolongación demográfica de los chinos en zonas poco pobladas de -siberia,
-La influencia de China en Asia Central.
Es necesario construir una relación equilibrada con China, centrándose en el punto fundamental de contacto estratégico, de apoyo de la idea de un mundo multipolar.
  1. Relaciones ruso-japonesas.
El profesor Dugin indica la necesidad de Japón de liberarse de la influencia estadounidense y el apoyo de Japon como potencia regional soberana. Aquí es apropiado hablar del eje "Moscú-Tokio" como parte integrante de la política asiática de Eurasia. <
  1. La Geopolítica de la Zona Ártica.
Los siguientes países tienden a controlar esta zona: Estados Unidos, Canada, Noruega, Dinamarca y Rusia. Todos estos países (escepto Rusia) son miembros de la OTAN. conquistando territorios en la región polar, y uniéndose a la carrera para explorar grandes depósitos de minerales, Rusia incluyó en sus planes futuros la creación de un sistema de comunicación y seguimiento en el Ártico a gran escala. Rusia reclama una zona polar con un tamaño de 1,2 millones de kilómetros cuadrados, con el entrante Polo Norte. En 2011, un valiente movimiento de investigadores rusos plantaron una bandera rusa en el foso marino del Océano Ártico, fue muy publicitado por los medios de comunicación estadounidenses.
No hay duda de que estamos en una batalla por cambios fundamentales en las reglas del discurso político, realizando la tarea de socavar los principios básicos de la hegemonía occidental. La ejecución del proyecto multipolar, en contra de las consideraciones de los politólogos occidentales escépticos, depende el curso político al cual Rusia se adhiera. La elección hacia el eurasianismo muestra un acercamiento a la disposición de dar el siguiente paso en la construcción de un nuevo orden mundial.
FUENTE: Fourth Way Platform.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]