Críticas de los partidos millonario 2017

El momento de la trama

2017.04.27 01:32 alforo_ El momento de la trama

La casta fue uno de los conceptos fundamentales en la construcción del enmarcado político-discursivo de Podemos en sus mocedades preinstitucionales. La idea era simple: la existencia de unos dirigentes, ellos, que llevan décadas apoltronados entre sillones y moquetas, y que se encuentran más preocupados en proteger sus propios intereses que los de la mayoría, nosotros los ciudadanos. Sobre ella, se construye todo un discurso que coloca a Podemos en el centro del tablero partidista otorgándole un protagonismo que se refrenda electoralmente con más de 5 millones de votos y el gobierno en algunas de las ciudades más importantes de España.
Una vez pasado el periodo de efervescencia electoral, de consolidación del proyecto político, de estabilizar el partido a nivel interno con momentos intensas luchas de poder y de la renovación de sus cuadros tras Vistalegre II, Podemos revisa su enmarcado comunicativo y pone sobre la mesa un nuevo concepto sobre el que construir su discurso ahora desde las instituciones. Así, han lanzado “la trama” como una profundización en el concepto de casta. Si la casta era una élite política extractiva despreocupada de las necesidades de los ciudadanos, la trama propone la existencia de una estructura corrupta de empresarios, políticos y medios de comunicación que es la que ostentaría el verdadero poder. De esta manera, si la casta se centra en los corruptos, la trama abarcaría también a los corruptores y sus propagandistas mediáticos que la legitiman.
A priori, puede parecer difícil que un concepto como la trama cuaje política y socialmente al nivel que lo hizo la casta. Es un término más complejo, desde su propia definición, que necesita de algo más que una mera frase para ser explicado (y que se entienda). Además, la casta se define como algo sustantivo, señala a un grupo determinado de personas de forma clara y sin sutilezas, pero la trama define un sistema como proceso permanente de conservación del poder basado en las relaciones y vinculaciones de sus miembros, que desempeñarían roles diferenciados en la estructura que configura esa red corrupta. La primera es directa y asimilable sin mucho esfuerzo, la segunda requiere pausa y reflexión. Por otro lado, la trama corre el riesgo de ser presa de la crítica fácil y aparecer como una idea de la que mofarse al ser señalada como la típica conspiranoia que correlaciona hechos sin causa justificada y dibuja una realidad difícilmente sostenible con los argumentos que propone.
A pesar de esas dificultades, que una idea cuaje o no depende, no sólo de su capacidad como metáfora discursiva para describir una realidad determinada, sino que esa misma realidad le sea propicia. Es decir, que el momento sea el adecuado y que la hipótesis que propone la idea se contraste como verdadera con los hechos actuales de la vida política. Y en esto, fruto o no de la casualidad temporal, ha habido un acierto pleno.
De esta manera, cuando somos testigos de cómo, supuestamente, empresarios corruptores pagaban comisiones a partidos que financiaban así sus campañas electorales y luego devolvían el favor otorgando contrataciones de servicios y obras públicas millonarias o recibiendo indemnizaciones millonarias cuando el negocio les salía mal; cuando hemos visto cómo se privatizaban empresas públicas mientras los políticos que las gestionaban incrementaban desproporcionalmente sus patrimonios ilícitamente; cuando se descubre cómo desde la justicia se interfiere con chivatazos a corruptos o, a través de la fiscalía anticorrupción, se dificultan operaciones policiales; cuando se aprecia cómo medios de comunicación se convierten en mera propaganda del partido en el poder e intentan ejercer su capacidad de influencia para tapar sus asuntos sucios y corruptelas, redactar noticias de difícil credibilidad para defender sus intereses empresariales o interferir en la dinámica interna de un partido político para favorecer la destitución de un Secretario General; cuando tienes una charca de confianza llena de ranas corruptas y tu ejercicio máximo de rendición de cuentas se escenifica en unas simples lágrimas de cocodrilo; cuando presencias atónito cómo el Presidente del Gobierno es llamado a declarar por la presunta financiación ilegal de su partido del que tiene a todos sus tesoreros imputados sin que se vea obligado a dimitir; cuando ves que la justicia, como decía Galeano, sólo muerde a los descalzos mientras ellos siguen en libertad en sus áticos lujosos, dándose chapuzones en yates en altamar o de vacaciones en Baqueira; cuando caes en la cuenta de que son los recortes sanitarios, educativos o dependencia los que han pagado sus bolsos, trajes, confetis de fiestas de cumpleaños, tarjetas black, jaguar, viajes, sueldos millonarios en consejos de administración y sus cuentas en Suiza; o cuando ves cómo ocurren todas esas cosas a la vez pero la portada del periódico es Venezuela… igual no se comprende en toda su amplitud, pero ya sabes que existe un significante que sirve para describirlas de forma natural: la trama.
Habrá que esperar, pero parece que, una vez más, Pablo Iglesias y Podemos han conseguido producir una nueva metáfora para describir una realidad compleja que puede ser entendida con carácter general por los ciudadanos y que el resto de partidos políticos deberán incluir en su argumentarios, bien para asumirla o para refutarla. El tiempo dirá.https://frandelgado.wordpress.com/2017/04/21/el-momento-de-la-trama/
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2017.02.03 20:01 felipustero Al Qaeda visita España: los Cascos Blancos son recibidos con honores por las instituciones, la izquierda progresista y la yihad mediática

La ignorancia de los ciudadanos españoles en su mayoría es directamente proporcional al nivel de manipulación informativa al que están sometidos diariamente a través de los grandes medios de comunicación corporativos. La eficacia de esta manipulación a la hora de adoctrinar a las masas es mayúscula si observamos la mansedumbre con la que aceptan el discurso oficial, sin cuestionarse su veracidad, sin molestarse en escuchar otras opiniones distintas, sin preguntarse quiénes y qué intereses están detrás de las fuentes que utilizan estos medios corporativos para “informarnos”. Más grave aún es que sean políticos o activistas que supuestamente luchan contra el sistema quienes acepten, asuman y apoyen ese discurso, contribuyendo así a multiplicar la enajenación colectiva.
Es cierto que en los últimos años algunos de estos medios masivos y, sobretodo, algunos de los periodistas más populares son cuestionados por muchos ciudadanos debido a sus vínculos con los distintos gobiernos de turno o a su descarado sesgo partidista. Sin embargo existe un agente político, ideológico y mediático que goza de absoluta credibilidad y que es utilizado por estos medios de comunicación para difundir el discurso y la ideología de los gobiernos neoliberales y del poder económico dominante que está detrás de todos ellos: las llamadas “organizaciones humanitarias”. Los ciudadanos están predispuestos a creer ciegamente y de forma acrítica cualquier mensaje que provenga de una “organización humanitaria” que, supuestamente, sea imparcial, independiente y trabaje de forma desinteresada por los Derechos Humanos. Por eso tanto los gobiernos como las grandes corporaciones utilizan a estas conocidas “ONGs” para difundir su ideología y buscar el apoyo popular, sin que los propios ciudadanos perciban que están siendo manipulados y que están apoyando una agenda política concreta que esconde los intereses espurios de quienes la promueven.
Sólo así se explica que los dirigentes de una organizaciones terrorista visiten España [1] y otros muchos países europeos para dar lecciones de “libertad”, “democracia” y “Derechos Humanos” sin que nadie denuncie públicamente esta aberración ni se produzca un escándalo político y social mayúsculo. Y que además, en el colmo de la desfachatez, estas organizaciones yihadistas reciban premios y distinciones por parte de las instituciones públicas (y privadas) en nombre de los valores que representan las “democracias occidentales”. Los Cascos Blancos que actúan en Siria son el paradigma actual de esta maniobra de manipulación de los sentimientos a través de la propaganda mediática para justificar la barbarie terrorista-imperialista.
Gracias a internet y a la tecnología que tenemos a nuestro alcance y gracias a la impagable labor de muchos investigadores, activistas y periodistas independientes disponemos de abundante información sobre el origen de esta “ONG” y sabemos cuál es su verdadera labor en Siria y quiénes son sus patrocinadores. Por desgracia la inmensa mayoría de los ciudadanos todavía se informan a través de los grandes medios corporativos en sus distintos formatos, fundamentalmente la televisión y la radio. Sólo aquellos ciudadanos que de forma crítica e inteligente pretenden informarse realmente de lo que ocurre en el mundo y a su alrededor recurren a este tipo de medios independientes y de analistas rigurosos con la verdad que han desenmascarado a estos “terroristas humanitarios”.
A través de sus informes sabemos desde hace tiempo que los Cascos Blancos fueron creados en 2013 por los servicios de inteligencia de los gobiernos de Reino Unido y de EE.UU. para ser utilizados como un arma de propaganda de guerra contra el gobierno de Bashar Al Assad. Desde entonces otros muchos gobiernos y fundaciones privadas los han estado financiado (como la Open Society Foundation de George Soros, entre otras muchas), y las grandes corporaciones mediáticas los han utilizado como fuente constante de información para hablar sobre la guerra contra Siria, junto con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos [2], otro instrumento de propaganda de guerra creado por el Reino Unido que está compuesto por un sola persona y que tiene su sede en la ciudad británica de Coventry, a 138 km. de Londres y a 4.700 km. de distancia de Damasco. Sabemos también que el encargado de poner en marcha a los Cascos Blancos y de reclutar y entrenar a sus miembros en Turquía fue James Le Mesurier, un ex soldado británico y contratista privado cuya empresa tiene su sede en Dubai, que ocupó, entre otros, el cargo de “jefe adjunto de la Unidad de Asesoría sobre seguridad y justicia de la ONU”, además de trabajar para varias empresas privadas de mercenarios en varios países en conflicto. También sabemos, como se puede comprobar en su propia página web, que los Cascos Blancos están estrechamente vinculados a The Syria Compaign, una “organización sin ánimo de lucro” con sede también en Reino Unido. Esta “ONG” fue creada en marzo de 2014 con dinero procedente de The Asfari Foundation, una fundación patrocinada por la familia Asfari, unos millonarios empresarios británicos de origen sirio. Entre otras cosas, Ayman Asfari es director ejecutivo de la empresa Petrofac, una multinacional británica que cotiza en la City de Londres y está dedicada a ofrecer servicios para la industria del petróleo, el gas y la energía. Escribí algo sobre esta organización y sus patrocinadores en otro artículo:
Además de Ayman, Sawsan y Adeeb Asfari, la Asfari Foundation cuenta entre sus distinguidos patronos con John Ferguson y Marwan al-Muasher. El primero fue director financiero de Shell en Siria en los años 80, y ocupó varios cargos en diversas empresas británicas relacionadas con el petróleo y el gas. El segundo, entre otros muchos cargos, fue ministro de Asuntos Exteriores (2002-2004) y vice-primer ministro (2004-2005) de Jordania; fue el primer embajador de ese país en Israel y más tarde ocupó el mismo cargo en Washington (1997-2002), etapa en la fue pieza clave en la negociación del Tratado de Libre Comercio entre EE.UU y Jordania, el primer tratado que firmó Washington con un país árabe. Como no podía ser de otra forma, es defensor de la Primavera Árabe y de los Hermanos Musulmanes, algo que defiende desde algunas tribunas como la CNN, por ejemplo. [3]
No quiero extenderme más sobre el origen de esta organización “humanitaria” takfirí, puesto que ya existen informes muy bien documentados sobre ello y no es necesario repetir los mismos argumentos. Por ejemplo, el informe publicado recientemente por el profesor José Antonio Egido (en español) a raíz de esta visita de la filial “humanitaria” de Al Qaeda a España para participar en varios actos de propaganda yihadista [4]. También recomiendo leer este otro informe (en inglés) muy bien documentado de la activista Vanessa Beeley: Who are the Syria White Helmets?
Todas las pruebas y hechos de los que disponemos nos llevan a concluir que los Cascos Blancos son una parte fundamental de los grupos terroristas takfiríes que luchan en Siria por un “cambio de régimen” a las órdenes de la OTAN-CCG, especialmente del Frente al Nusra, aunque también mantienen vínculos con el Estado Islámico y otros grupos minoritarios como Ahrar al Sham o Nour Al Din Zenki. De hecho estos “voluntarios” sólo trabajan en las zonas ocupadas por estos grupos terroristas. La mayoría de los sirios no conocen a los Cascos Blancos, como se pudo comprobar cuando el ejército sirio pudo liberar el este de Alepo asediado por los terroristas. Los Cascos Blancos fueron creados expresamente para atender a los yihadistas heridos en combate, y a su vez, para ser utilizados como un arma de propaganda de guerra con el fin de sensibilizar a la opinión pública occidental para que acepte una “intervención humanitaria” de la OTAN, siguiendo el mismo guion que aplicaron en Libia.
Por otro lado los Cascos Blancos también tratan de imitar y contrarrestar a la verdadera Defensa Civil Siria, que protege realmente a los civiles sirios de los ataques terroristas. Precisamente los medios de comunicación occidentales definen habitualmente a los Cascos Blancos como la “Defensa Civil Siria”. Esta es otra manipulación más de los hechos. La verdadera Defensa Civil Siria existe desde el año 1953 y es la única organización dentro de Siria reconocida por la Organización Internacional de Defensa Civil (ICDO, por sus siglas en inglés) con sede en Ginebra [5]. Pero este dato, como todos los demás, no tienen la menor importancia cuando de lo que se trata es de engañar a la audiencia.
El régimen monárquico español ha recibido con los brazos abiertos a los miembros de esta organización terrorista financiada por las potencias occidentales y las dictaduras aliadas de Golfo, incluido el régimen sionista de Israel, claro. Raed Saleh, director o presidente de los Cascos Blancos, fue recibido con la alfombra roja en Madrid (no era la primera vez que visitaba España; en noviembre de 2016 estuvo en Barcelona para recibir un premio), donde se reunió con las autoridades públicas, dio conferencias y concedió entrevistas a los grandes medios que le aclamaban. Paradójicamente este terrorista no podría haber hecho lo mismo en Washington o Nueva York, por ejemplo, ya que en abril del año pasado EE.UU. impidió su entrada en el país al considerarlo una “amenaza para la seguridad nacional” debido a sus vínculos con el terrorismo internacional, motivo por el cuál fue devuelto en el mismo avión a Turquía.
Este hecho por sí mismo ya demuestra la hipocresía y el cinismo con el que actúan los gobiernos de la OTAN y el grado de manipulación máxima a la que nos somete la yihad mediática occidental en su conjunto. ¿Cómo se puede ser “una amenaza para seguridad nacional” y al mismo tiempo estar nominada al Premio Nobel de la Paz la organización que preside? ¿Es Raed Saleh un héroe o un terrorista, en qué quedamos?
https://adolfoferrera.files.wordpress.com/2017/01/untitled.png?w=830
Obviamente es un terrorista, aunque hoy en día EE.UU. ya no lo considere como tal por puro interés propagandístico. Como lo es otro compañero suyo: Mustafa al-Haj Yussef, líder de los Cascos Blancos en la provincia siria de Idlib, donde actualmente se encuentran atrincherados prácticamente todos los grupos terroristas que invaden el país desde hace seis años. Esperemos, dicho sea de paso, que todos ellos sean aniquilados cuanto antes, incluidos los miembros de los Cascos Blancos. Mustafa al-Haj Yussef (al que podemos ver en la foto superior junto a Raed Saleh en Idlib), que también es presentado como un héroe que salva vidas de forma desinteresada, llegó a pedir que se bombardeara a la población civil de Damasco durante las elecciones de junio de 2014, definiendo este crimen contra la humanidad como “la mayor declaración de Revolución” que se podría hacer. Días más tarde, el 30 de junio de 2014, este “héroe humanitario” mostró a través de su página de Facebook su respaldo a la ideología extremista promovida por Ibn Taymiyya, al que algunos analistas consideran el “padre ideológico” del actual Estado Islámico. Este terrorista recibido en España y en Europa como un héroe, pidió por escrito que fueran asesinados extrajudicialmente todos aquellos civiles sirios que no siguieran su interpretación fundamentalista del Islam. Abogó también por la unidad de todos los grupos yihadistas que luchan en Siria para acabar con el “régimen de Al Assad” y con aquellos civiles sirios que lo apoyan [6]. Curiosa forma de defender a los civiles sirios y los Derechos Humanos ¿no creen?
Como decía anteriormente, no es necesario extenderse mucho más sobre la trayectoria de estos terroristas “humanitarios” apoyados por las “democracias occidentales”. Los hechos y las pruebas son diáfanas y están al alcance de todos aquellos que quieran informarse [7].
El hecho relevante y que debemos denunciar es que estos “moderados rebeldes”, así como las asociaciones y entidades que los apoyan, estuvieron en Madrid dando lecciones de democracia al resto del mundo; y además reciben la financiación y el patrocinio de los gobiernos occidentales (también de los gobiernos locales y autonómicos, como en el caso de Madrid [8]). Nuestro dinero público se destina a financiar y a premiar a las filiales de Al Qaeda en Siria, incluido su brazo humanitario y propagandístico: los Cascos Blancos.
Especialmente repugnante resulta ver a la mal llamada “izquierda” política y social apoyar al terrorismo wahabí en Siria y en todo Oriente Medio y norte de África. Recordemos que la alcaldesa de Madrid es Manuela Carmena (Podemos), a la que ya vimos en otras ocasiones participando en actos similares de apoyo al terrorismo de la OTAN contra Siria [9]. En Europa, y especialmente en España, sufrimos una “izquierda” que apoya la Globalización capitalista, la supremacía del libre comercio, el modelo neoliberal, el Euro, la OTAN, la Unión Europea nacida de Maastrich, las “primaveras árabes”, “revoluciones de colores” y “golpes suaves” dirigidos por Washington, el terrorismo wahabí-takfirí, el fascismo en Ucrania,… o la monarquía borbónica heredera del dictador Franco en España. Y todavía tenemos que aguantar que esta izquierda corporativa, pro-imperialista y neoliberal que premia a los herederos de Al Qaeda se presente como la “alternativa al sistema”. Nos toman por imbéciles.
REFERENCIAS – NOTAS
[1] El Ayuntamiento de Madrid organiza un acto con entidades vinculadas al yihadismo,- artículo de Lola Soria para La República.es (26/1/2017) http://larepublica.es/2017/01/26/el-ayuntamiento-de-madrid-organiza-un-acto-con-entidades-vinculadas-al-yihadismo/
Cómo oponerse a un evento con el título “Madrid con Siria, por y para la Paz”,- comunicado del Partido Comunista de España respecto a los actos de apoyo a los Cascos Blancos en Madrid http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=6643
[2] Propaganda sin fin: ‘Observatorio Sirio para los Derechos Humanos’ está financiado por los gobiernos de EEUU y del Reino Unido,- un informe de Beau Christensen (SOTT, 26/9/2016)
[3] La Cadena SER y los moderados terroristas en Siria: otro ejemplo de propaganda de guerra de la OTAN (El Mirador Global, 28/2/2016) http://adolfof.blogspot.com.es/2016/02/la-cadena-ser-y-los-moderados.html
[4] Los “Cascos blancos” sirios, una falsa ONG humanitaria creada por los responsables de la agresión contra Siria para servir a sus fines de propaganda y guerra psicológica y engañar a la población de los países occidentales,- un detallado informe del sociólogo, escritor y analista internacional José Antonio Egido.
[5] EXCLUSIVE: The REAL Syria Civil Defence Exposes Fake ‘White Helmets’ as Terrorist-Linked Imposters,- Vanesaa Beeley (21st Century Wire, 23/9/2016) http://21stcenturywire.com/2016/09/23/exclusive-the-real-syria-civil-defence-expose-natos-white-helmets-as-terrorist-linked-imposters/
[6] EXCLUSIVE: ‘President’ Raed Saleh’s Terrorist Connections within White Helmet Leadership,- un amplio informe sobre los dirigentes de los Cascos Blancos publicado por la reconocida activista Vanessa Beeley (21st Century Wire, 10/12/2016) http://21stcenturywire.com/2016/12/10/exclusive-president-raed-salehs-terrorist-connections-within-white-helmet-leadership/
[7] ¿Cascos Blancos y ONG? ¿O Al-Qaeda con un lavado de cara?,- reportaje publicado en YouTube el 7/5/2016 (subtitulado en español) https://www.youtube.com/watch?v=2ChDjzVL434&t=489s
[8] Ver los vídeos publicados por la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio en su web, donde pueden verse algunos de los equipos sanitarios que la Comunidad de Madrid envió a los Cascos Blancos en Siria http://aaps.es/videos/
[9] Terroristas, empresarios, políticos, periodistas y activistas hermanados por una misma causa: un “cambio de régimen” en Siria,- El Mirador Global (12/10/2016) https://adolfoferrera.wordpress.com/2016/10/12/terroristas-empresarios-politicos-periodistas-y-activistas-hermanados-por-una-misma-causa-un-cambio-de-regimen-en-siria/
https://adolfoferrera.wordpress.com/2017/01/30/al-qaeda-visita-espana-los-cascos-blancos-son-recibidos-con-honores-por-las-instituciones-la-izquierda-progresista-y-la-yihad-mediatica/
submitted by felipustero to podemos [link] [comments]